Parashah VaYishlach – en Español

Shalom! These were translated by Tatiana Viquez Brenes from my Culture of Torah series.  I am very grateful for her help with translation and I pray you enjoy!

Parashah VaYishlach
Las Políticas de Sexo

Génesis 32:3 - 36:43

La historia de la violación de Dina es una que despierta pasión en nosotros. Una mujer joven, inocente va afuera para pasar el día con otras chicas y termina siendo violentamente violada. Luego, en vez de defenderla, su padre está en silencio y sus dos hermanos mayores asesinan al violador junto con todos los hombres de la ciudad. Pero la narración Bíblica proyecta una luz negativa sobre las acciones de Simeón y Leví en esta historia y luego más adelante cuando Jacob está en su lecho de muerte. ¿Qué está pasando aquí? ¿Estaba Jacob correcto considerando la oferta de los Siquemitas o estaban los dos hermanos correctos por el sacrificio de los Siquemitas? ¿Qué es lo que verdaderamente está en juego aquí en la historia?

Como de costumbre, hay mucho más pasando en esta historia que el lector moderno usualmente comprende sin familiarizarse ellos mismos con la cultura antigua. Primero nosotros debemos investigar exactamente lo que los textos declaran que sucedió entre Siquem y Dina porque en una frase nuestra traducción en Ingles declara que ella fue violentamente violada y el texto más cercano declara “él amo a la joven y le hablo a su corazón” [1]. El padre de Siquem a continuación intenta negociar la mano de ella en matrimonio…apenas lo que se podía esperar si ella justo había sido violentamente violada. El problema radica en la incomprensión de la traducción de nuestro traductor sobre la terminología legal del antiguo Medio Oriente. La palabra Hebrea traducida como “a la fuerza” en la NASB es ye´anne que es una palabra usada para describir las relaciones en la Biblia. Es usada para describir la manera en que Sara trato a Hagar así como también los Egipcios trataban los esclavos Israelitas. Su significado es tratar inadecuadamente en una manera degradante al hacer caso omiso la manera correcta en la cual ellos merecen ser tratados debido a su condición[2]. Es avergonzar a la persona sin justa causa. Lo que Siquem hizo a Dina trajo vergüenza a ella y la degrado ante los ojos de todo el público. ¿Por qué? Porque no era considerado adecuado para una mujer joven soltera tener relaciones sexuales. Las únicas mujeres que cometían tales actos de indecencia eran prostitutas. Nosotros tenemos un término similar para este concepto en el mundo de hoy: violación de menores. Aunque este concepto está cayendo fuera de practica debido al reciente decline de América en la aceptación de inmoralidad, todavía existe la idea que las niñas menores de cierta edad no son libres de tomar su propia decisión para tener actividad sexual y le corresponde a los padres y a la sociedad proteger estas jóvenes mujeres. En la cultura del antiguo Medio Oriente, este concepto se extendió a cualquier mujer que todavía no se había casado que debía ser protegida. Esa Dina era una mujer joven, es evidente por el hecho que Siquem se refería a ella como una yaldah (“chica joven”) lo que indica que ella habría tenido entre 12-16 años. Siquem sedujo a Dina y cometió violación de menores y fue el hecho que él no se casó primero con ella antes de tener relaciones sexuales con ella lo cual trajo vergüenza y desgracia sobre ella. Habiendo sido esto una violación violenta, el lenguaje hubiera sido diferente de lo que podemos ver en la narración de la violación de Tamar por Amnon (2 Samuel 13).

Este acto de humillación sin embargo no se limitó a Dina. El hecho que Jacob y sus hijos no pudieron evitar tal seducción mostro debilidad de la familia y así trajo vergüenza sobre la casa completa. El sexo tenía un significado político porque el honor de un hombre puede ser desafiado por tener relaciones sexuales impropias con las mujeres bajo su protección[3]. Matthews y Levinson declaran, “[b]y durmiendo con ella, Siquem estaba actuando como si ella no tenía familia para proteger, guardar y casarla. Como los hermanos dicen, ´debe nuestra hermana ser tratada como una ramera´? El la deshonro, y a través de ella a su familia completa[4].” El hecho que ella ya no es más virgen también reduce el precio de la novia que se daría a ella y potencialmente la haría incasable, en cuyo caso ella seria dependiente de su padre financieramente por el resto de su vida, o ella tendría que recurrir al estilo de vida deshonorable de la prostitución. Así un hombre podía seducir a una virgen con el fin de avergonzar a su padre reduciendo el precio de la novia que el pediría por ella[5]. Esto es engañoso y deshonesto y por lo tanto la Torah hace una provisión que si un hombre seduce a una mujer joven, no su esposa, entonces él debería pagar un precio grande por la novia independientemente de si el padre decide o no permitirle casarse con ella[6]. Siquem mismo parece ser sincero en su amor por la chica en vez de utilizar el sexo para manipulación política desde que él ofrece pagar un alto precio por la novia e incluye un bono de regalo (Gen 34:11-12). El padre de Siquem, Hamor, sin embargo parece tener motivos ulteriores. Los matrimonios en el antiguo Medio Oriente eran a menudo con el propósito asegurar alianzas políticas entre familias poderosas y Hamor ve el matrimonio potencial en esta luz. Los hombres de Siquem estaban dispuestos a someterse al doloroso y potencialmente peligroso procedimiento médico de circuncisión por el gran beneficio financiero que ellos disfrutarían si la familia de Jacob es unida con los de Siquem. Sin embargo independientemente de las intenciones de Siquem y Hamor, el hecho es que Dina había sido avergonzada y a través de ella el clan completo de Israel ha sido avergonzado y con esto debe ser tratado.

Hay dos posibles maneras que la vergüenza de la violación de menores de Dina puede ser tratado: arrepentimiento y reparación o venganza. Si Siquem hace reparación por sus acciones de avergonzar a Dina (lo cual es un acto de arrepentimiento), él puede restaurar su honor y así restaurar el honor de la familia completa. Siquem atiende esto ofreciendo pagar lo que sea por el precio de la novia que Jacob demande de él. Habiendo aceptado Jacob esta oferta Dina se habría casado con Siquem, así restaurando su estatus de honor; ella ya no cargaría con el estigma asociado con una mujer que ha tenido relaciones sexuales prematrimoniales. Simeón y Levi sin embargo estaban más preocupados por el honor de la familia. Ellos rechazaron la reparación y en cambio trataron de restaurar el honor de la familia a través de la venganza. Siquem había mostrado su debilidad durmiendo con su hermana a quien ellos debían haber protegido y así ellos habrían correspondido sacrificando todos los hombres de la ciudad incluyendo a Siquem para mostrar que ellos de hecho no eran débiles. Siguiendo el patrón de engaño de su padre, ellos pusieron en marcha un plan que les permitiría dominar a los hombres de Siquem mientras ellos están en una posición de impotencia.

Esta situación nos presenta un reto muy difícil. Si la familia de Dina le permite casarse con Siquem ellos terminarían mostrando debilidad que Siquem era capaz de dominar políticamente sobre ellos. Durmiendo con Dina en un estado de incircunciso, Siquem ritualmente la ha profanado[7]. También está el problema de asimilación con los Cananeos que llevaría a la perdida de sus posesiones así como también entrar al pacto con los dioses paganos. Esaú había causado mucho dolor dentro de la familia casándose con mujeres cananeas. Sin embargo, incluso a la luz de estos problemas, Jacob parece haber estado dispuesto a sufrir estos problemas con el fin de restaurar el honor de su hija Dina. La alternativa de Simeón y Levi apela a nuestro celo religioso levantándose por defender a una de las personas del pacto Di-s, sin embargo está muy lleno de problemas. Sacrificando a Siquem los hermanos han compensado su debilidad al no proteger a su hermana, pero eso no cambia en nada el hecho que ella ahora vive con la vergüenza de no seguir siendo virgen. Ellos también comprometieron un valor cultural importante, la negociación honesta, con el fin de ganar ventaja en la batalla, dejándose ellos mismos indignos de confianza[8]. Por último, los dos hermanos devaluaron la señal del pacto, la circuncisión, usándola en una trampa engañosa y como herramienta para cometer asesinato. Esta historia no nos presenta con una senda justa que deba ser tomada, en cambio nos presenta con una situación similar que muchos hemos enfrentado en la vida donde no importa cuál es el camino que escogemos las cosas no van a ser ideales. La verdadera lección con la que debemos caminar es de donde nuestra fuente de honor viene. ¿Debemos tomar el asunto en nuestras propias manos con represalias cuando somos avergonzados o debemos permitir a YHWH defender nuestro honor? Nuestro Maestro Yeshua una vez dijo si alguien ataca tu honor golpeando tu mejilla derecha, no debes tomar represalia con violencia sino en cambio ponle la otra mejilla. Permitamos a YHWH defender nuestro honor!

Footnotes:
[1] Genesis 34:3 NASB.

[2] Matthews & Levinson, Gender and Law, 87.

[3] Pitt-Rivers, The Fate of Shechem, 161.

[4] Matthews & Levinson, Gender and Law, 89.

[5] ibid, 85.

[6] Exodus 22:15-16.

[7] Genesis 34:13, timme is used throughout Leviticus to indicate a state of ritual impurity and defilement.

[8] Matthews & Levinson, Gender and Law, 91.

Leave a Reply