Parashah Vayera – en Español

Shalom! These were translated by Tatiana Viquez Brenes from my Culture of Torah series.  I am very grateful for her help with translation and I pray you enjoy!

Parashah Vayera
El Valor de la Hospitalidad

Génesis 12:1 - 17:27

Muchos lectores y comentaristas de esta porción de la Torah gustan enfocarse en la promesa del hijo, el pecado sexual de Sodoma, Lot y sus hijas, y por supuesto la historia de la unión de Isaac. Sin embargo, la historia comienza en una nota diferente, algo que nosotros podemos creer que es solo información general; la hospitalidad de Abraham hacia tres extraños. En nuestra cultura, si un extraño viene a la ciudad, nosotros lo enviaríamos hacia el hotel más cercano o más barato. Si ellos fueran muy pobres, los enviaríamos a un refugio para indigentes o quizás incluso darles un poco de dinero para que puedan quedarse en un hotel. Muy pocos de nosotros le diríamos a alguien que no conocemos que venga a nuestras casas, inclinarnos a ellos, lavarles los pies y proveerles con comida muy cara. Sin embargo esto es exactamente lo que Abraham, el modelo de fidelidad, hizo cuando enfrento una situación tal cual. El texto no da indicación que Abraham los reconociera como siendo Di-s mismo o habiendo sido enviados por Di-s, aunque Abraham descubre este hecho después. Así que, ¿Por qué Abraham estaría dispuesto a ponerse a sí mismo y a su esposa en riesgo abriendo su casa a extraños? La hospitalidad era un valor muy importante en el antiguo Medio Oriente así como también en las Escrituras. El hecho que usted tuviera los recursos para acoger a otros en necesidad mostraba su poder y por tanto su honor. Así que nuestra historia comienza diciéndonos en el lenguaje del antiguo mundo que Abraham era un hombre muy honorable. Talvez si entendemos un poquito más acerca de la manera en la cual la hospitalidad se llevaba a cabo, podríamos obtener un mejor entendimiento de que está pasando en esta porción de la Torah!

Cuando un extraño cruza el límite de la casa de uno, hay una necesidad de un ritual de límite. Esto se logra a través del lavado de pies que vemos en el relato de Abraham, con Lot en Génesis 19:2, así como también cuando Jacob se reúne con Laban en Génesis 24:32. Una vez este ritual es completado el visitante pasa de ser un extraño a ser un invitado. Como un invitado en la comunidad, el forastero carece de algún estatus social y entonces él/ella se convierte en el cliente, el anfitrión viene a ser el patrón. Este nuevo estatus impone obligaciones sobre la relación entre el anfitrión y el invitado; el invitado no debe ofender al anfitrión y el anfitrión debe proteger al invitado a toda costa. Un anfitrión que no protege a su invitado resultaría en una gran pérdida de honor y estatus en la comunidad para ese anfitrión. El anfitrión también no debe insultar al invitado y debe actuar para preservar el honor del invitado. El invitado tiene el deber de honrar al anfitrión, no usurpar la autoridad del anfitrión, no dar órdenes a los dependientes de los invitados, no hacer demandas al anfitrión, y no refutar la comida que les están ofreciendo. Si las reglas son seguidas correctamente, el invitado dejara alabanza extendida públicamente al anfitrión, especialmente a aquellos que enviaron al invitado. Sin embargo, si las reglas no son seguidas, reprensión publica seguirá (vea 3 Juan 9-11).

La hospitalidad de Abraham resulta no solo en la promesa de un hijo para ser heredero de las promesas del pacto, sino también en una revelación muy importante acerca del plan de YHWH para lograr todo lo que Él había prometido a Abraham. Leyendo Génesis 18:19 en el orden inverso de declaraciones, “con el fin que YHWH traiga sobre Abraham eso que El le habló”, es decir, las promesas del pacto, “(Abraham) debió mandar a sus hijos y a su casa después de él a guardar el Camino de YHWH haciendo rectitud y justicia”, esto es por qué “Yo (YHWH) he escogido (Abraham)”. Rectitud y justicia (Hebreo tsedaqah u´mishpat) era una frase que era bien conocida en el antiguo mundo de Medio Oriente; significaba cuidar del pobre y el oprimido quienes eran víctimas de la elite rica, liberándolos de la opresión. Esto es lo que se etiqueta como “el Camino de YHWH” y lo que es requerido para los descendientes de Abraham a guardar y realizar con el fin de darse cuenta de las promesas del pacto. Lo que es interesante es que Sodoma se erige como el anti-tipo de Abraham en nuestra porción de Torah. Abraham se encarga de hacer tsedaqah (צדקה “rectitud”) y Sodoma es acusada de cometer gran pecado a través de tse´aqah (צעקה “clamor”). Solo cambiando una letra Hebrea causa rectitud a un clamor de opresión. Debemos ser cuidadosos de evitar acciones que creemos son justas pero en realidad causan opresión a otros.

Lot, como Abraham, también ofreció hospitalidad a extraños y podemos obtener un entendimiento mucho mejor de lo que en realidad ocurrió esa noche en Sodoma examinando el texto a través de ojos culturales. Primero, vamos a examinar que tipo de acciones pecaminosas estaban causando el clamor en Sodoma. Muchos de nosotros nos enfocamos en la demanda de relaciones homosexuales con los extranjeros en Génesis 19:5 pero, mientras esto es ciertamente un pecado, no es lo que las Escrituras ven como el problema principal. Ezequiel 16:49 ilumina el problema para nosotros, “los pecados de tu hermana Sodoma fueron soberbia y glotonería; ella y sus hijas fueron ociosas y complacientes de sí mismas, así que no hicieron nada para ayudar al pobre y  al menesteroso”. Ezequiel nos dice que incluso aunque los hombres de Sodoma habían sido bendecidos con todo lo que ellos quisieron, ellos rehusaron a hacer justicia y rectitud a la viuda, al pobre, al huérfano y al extranjero y así ellos fueron destruidos. Entonces quien era un extranjero en Sodoma? Ciertamente los dos mensajeros eran extranjeros, pero note que en Génesis 19:9, los hombres de Sodoma declaran que Lot es un extranjero pero está tratando de actuar como un juez. El verdadero problema que está pasando es que los hombres de Sodoma odian a Lot; ellos lo ven como tratando de usurpar su estatus social como anfitrión de los visitantes quienes después oraran por él por su hospitalidad y así elevaran su honor. En una cultura de honor y vergüenza, el honor es un bien limitado que significa que si Lot recibe honor, los otros hombres de la ciudad pierden honor (que no reciben a los extraños). Este concepto de honor limitado es muy importante para entender la naturaleza agonística de las culturas antiguas. Un ejemplo de la Escritura Apostólica de honor limitado es cuando Juan el Bautista declara que él debe disminuir para que Yeshua pueda aumentar (Juan 3:30)[1].

Con todo esto en mente, vamos a examinar los eventos en la primer parte de Génesis 19. Lot ve dos extraños viniendo a través de las puertas de Sodoma y, siendo un hombre de honor y recto, el los saluda y les ofrece hospitalidad. Una vez que los dos extranjeros acceden, Lot viene a ser su anfitrión y ellos sus clientes. Esto desafía el honor de los hombres de Sodoma quienes no dieron asistencia a los extranjeros por lo que ellos se unen para poner este forastero, Lot, en su lugar. Ellos desafiaron a Lot con lo que sería el más grande asalto en su propio honor, la violación de su invitado. En las culturas de honor y vergüenza, la homosexualidad masculina no es acerca de satisfacción sexual, es acerca de dominación. El que es penetrado es completamente degradado y avergonzado y pierde su honor. Si Lot hubiera permitido que sus invitados fueran violados, Lot hubiera perdido todo su honor. Enfrentado con una decisión imposible, Lot responde con una oferta que todavía resulta en algo de perder un poco de su honor, la virginidad de sus propias hijas. Esto habría sido devastador, pero él fue complaciente en aceptar la perdida con el fin de mantener el protocolo de la hospitalidad con los dos extranjeros porque “ellos han venido bajo el cobijo de mi techo” (Génesis 19:8). Noten que los dos mensajeros (“ángeles”) guardan silencio durante toda esta interacción. ¿Por qué ellos no hablan inmediatamente y le dicen a Lot que ellos pueden protegerse a sí mismos ya que vemos que ellos eran mas capaces? Ellos en realidad no dicen nada, ellos simplemente jalan a Lot para adentro y golpean a los hombres afuera con ceguera. Tuvieron los dos mensajeros que decirle a Lot que ellos podían protegerse ellos mismos o tuvieron que decirle a él que los protegiera, habrían violado su honor como su anfitrión, por lo que ellos solo actuaron cuando cosas se salieron completamente de las manos. Porque el protocolo de hospitalidad era seguido, mostrando a Lot ser un  hombre honorable, los dos mensajeros lo rescataron de la opresión de los hombres de Sodoma y de la destrucción inminente de Sodoma.

El escritor de Hebreos finaliza su carta exhortando a los creyentes, “permanezca el amor fraternal; pero no se olviden de ser amistosos con los de afuera; pues haciendo esto algunos sin saberlo hospedaron malajim” [2]. Si nosotros como creyentes en Yeshua somos injertados a Israel (Romanos 11) y somos ahora semilla de Abraham y herederos de acuerdo a la promesa (Gálatas 3:29), entonces nuestro mandato es guardar el Camino de YHWH haciendo justicia y rectitud; para aliviar la opresión en este mundo. ¿Somos complacientes para mostrar hospitalidad invitando extranjeros a nuestras casas y proveyéndoles con comida, protección, y estatus en la comunidad?

Footnotes
[1] For more in depth information on hospitality, see “Hospitality” in Handbook of Biblical Social Values, Pilch & Malina ed., pp 115-118.

[2] Hebrews 13:1-2, New American Standard Bible

Further Reading

For more information on righteousness and justice
-  Weinfeld, Social Justice in Ancient Israel and in the Ancient Near East.
-  The Weightier Matters of Torah video series by Ryan White
-  The Gospel of the Suffering Servant video series by Ryan White

Reference
Malina & Pilch, Handbook of Biblical Social Values, Hendrickson Publishers (Peabody, MA: 1998).

Leave a Reply