Parashah Bereshit – en Español

Shalom! These were translated by Tatiana Viquez Brenes from my Culture of Torah series.  I am very grateful for her help with translation and I pray you enjoy!

 

Parashah Bereshiyt
Orden & Caos

Génesis 1:1 - 6:8

En el principio, Di-s creó los cielos y la tierra. Todos hemos crecido escuchando este primer versículo de nuestras Biblias, sin embargo, ¿nos hemos detenido a considerar cual es la alternativa a esta famosa declaración? Muchas de las personas hoy en día probablemente responderán que la alternativa para Di-s crear los cielos y la tierra es que la tierra evolucionó durante billones y billones de años, pero ¿nos hemos detenido realmente a reflexionar esta pregunta? Vivimos en el siglo veintiuno donde la teoría evolutiva es enseñada en cada clase y naturalmente nuestras mentes cambian a los debates entre evolucionistas y aquellos quienes creen que una deidad creó el universo. Sin embargo, las Escrituras no fueron escritas a las personas del siglo veintiuno, sino a personas que vivieron hace más de 3,000 años. Su percepción del mundo era vastamente diferente de la nuestra y sus argumentos sobre los orígenes del universo eran muy diferentes también. Nadie creía que el mundo evolucionó a lo largo de billones de años y que los humanos evolucionaron de un organismo unicelular; en cambio ellos creían que el mundo fue creado por los dioses (o Elohim en el caso de Israel). Este es un hecho muy importante a tener en cuenta, porque no tendría sentido para el autor inspirado de Génesis escribir un texto a la audiencia del antiguo Medio Oriente que está intentando combatir la teoría de la evolución. Recuerden, si bien la biblia está escrita por nosotros, no está escrita para nosotros. En cambio, el propósito del autor era mostrar que un Di-s, YHWH, creó el universo y que EL sostiene el universo y que EL lo hizo a través de SU palabra (y dijo Di-s…). Entonces pregunto de nuevo, ¿Cuál era la alternativa?

Otras naciones del antiguo Medio Oriente tenían mitos de la creación que implican la creación de otros dioses de un dios original a través de escupir, estornudar y algunas maneras menos decentes como la liberación de fluidos corporales. Estos dioses luego fueron a la guerra entre sí y sobrevino el caos. Eventualmente, un dios se levanta y hace guerra a las fuerzas hostiles de otros dioses para matarlos o forzarlos a sumisión. Después este dios victorioso restauró el orden del cosmos, él asignaría los dioses sometidos a sus lugares y funciones sobre la tierra y en los cielos. Ahora, debemos detenernos y darnos cuenta que los politeístas del antiguo mundo creían que los objetos en la naturaleza y también lo que hoy día podemos llamar fuerzas de la naturaleza (viento, rayos, etc) eran controladas cada una por un dios diferente. Por lo tanto, había un dios del sol, un dios del mar, un dios del rio, un dios de las tormentas, un dios del viento, y cada clase de dios que ellos pudieran imaginar. Las culturas paganas de ese tiempo creían que esos dioses debían mantenerse felices de lo contrario ellos arremeterían la humanidad a través de las fuerzas naturales bajo su control. Fuertes tormentas, terremotos, hambrunas, eclipses, y otros eventos naturales se creían los habían provocado los dioses a causa de su enojo por las acciones e inacciones humanas, así que estos pueblos hicieron lo mejor por complacer y apaciguar a los dioses. Estos dioses no tenían un conjunto de reglas que debían mantener; ellos eran caprichosos y susceptibles a arremeter a los humanos por cualquier razón. Aunque ciertamente podemos ver similitudes entre el relato de la creación en las Escrituras y los mitos de otras naciones, no podemos venir a la conclusión que el autor de Génesis estaba copiando esos mitos. Lejos de ahí! De hecho, es solo a través del entendimiento de estos otros mitos y como las otras naciones vieron sus dioses que nosotros descubrimos la verdadera y asombrosa declaración que Génesis 1 esta haciendo.   

YHWVH no creó el mundo a través de batallas con otros dioses, ni tiene dioses menores de varios elementos de la naturaleza que le sirvan a EL; EL solo gobierna el cosmos. EL solo establece el sol, la luna y las estrellas en movimiento y EL solo causa que el viento sople, las plantas crezcan, los animales se apareen, y que la lluvia caiga. Todas las cosas vienen a través de EL, que trae bendición sobre nosotros, y lo que lo enoja y causa desastres. A diferencia de los paganos que a menudo confiesan una gran lista de posibles ofensas que posiblemente causen la ira de sus dioses, nosotros tenemos las Escrituras para estudiar con el fin de aprender donde hemos ido erróneamente y lo que debemos hacer para arreglar la situación. Metidos en los primeros capítulos de Génesis, también tenemos la promesa de nuestro Di-s, no solo que creó el universo, sino que El sostiene el universo y asegura que “Mientras dure la tierra, siembra y cosecha, frío y calor, verano e invierno, día y noche no han de faltar”.  (Gen 8:22).

Finalmente, como si eso no fuera suficiente, hay otra diferencia muy importante en el relato de la creación en la Biblia comparada con los mitos de la creación de las otras naciones y es la creación de la humanidad. A diferencia de los mitos de la creación de las otras naciones de antiguo Medio Oriente, la humanidad no era una idea de último momento de la creación; no era otro animal sobre la faz de la tierra. Al contrario, el hombre es el pináculo de la creación, por el que todas las cosas fueron creadas. En estas otras naciones, la humanidad fue creada para servir a las necesidades de los dioses, así ellos podrían holgazanear en los cielos. Algunas veces el ruido del hombre servía como una molestia a los dioses que debe ser apagado, como las épicas inundaciones de Atrahasis de la Mesopotamia del siglo 18 donde la gran inundación fue a matar a casi todos los humanos porque que ellos estaban molestando a los dioses con sus ruidosas decisiones. En cambio, nosotros vemos a través de las Escrituras que YHWH invita a aquellos que están siendo oprimidos a clamar a EL, así EL puede venir en su rescate! YHWH creo al hombre a SU imagen y a SU semejanza. EL creo al hombre con el fin de construir una relación con él y poner a este hombre como el rey sobre toda la creación. En nuestras escuelas hoy día, a nuestros jóvenes se les enseña que la humanidad evolucionó de los animales, que somos, he hecho, animales altamente funcionales justo como las antiguas naciones paganas creían. La conclusión lógica de este modo de pensar es que si somos animales, deberíamos ceder a nuestros bajos deseos, ceder a las relaciones sexuales prematrimoniales, adulterio, homosexualidad, abuso de sustancias, violencia, e incluso el asesinato en masa. No es una coincidencia que la decadencia de la cultura Judeo-Cristiana en América hoy en día ha coincidido con el aumento en la inmoralidad en la cultura dominante. Nuestro Di-s, sin embargo, no nos considera animales, EL nos mantiene a un nivel superior. EL demanda que nosotros nos levantemos sobre el reino animal luchando contra nuestros bajos deseos y sometiendo nuestras vidas a SU voluntad. EL no requiere que nunca tengamos el deseo de cometer adulterio, asesinar, homosexualidad, hurtar, y otros comportamientos inmorales. Lo que EL demanda es que luchemos esos deseos, que sometamos nuestras malas inclinaciones, que pongamos esos pensamientos fuera de nuestras mentes. Con el fin de gobernar sobre la creación como fue mandado a Adam, debemos ser mayores que la creación y lo que sigue en el resto de la Torah son las instrucciones de YWHW en cómo debemos levantarnos por encima de los animales y someternos a su voluntad.

Leave a Reply